lunes, 7 de noviembre de 2011

Bypass Gástrico y Riesgo de Alcoholismo

Un reciente estudio sugiere que el Bypass Gástrico "Roux-en-Y" (RYGB) está asociado a un mayor riesgo de desarrollo de abuso de alcohol. 
En estudio está realizado con 340 pacientes que se sometieron a la operación en Boston y se presentó el pasado 10 de octubre de 2001 en la 29 reunión científica anual de la Sociedad de Obesidad, en Estados Unidos.

Los pacientes referían un mayor efecto del alcohol tras la cirugía. Pero algunos también desarrollaban cierto grado de alcoholismo tras la cirugía, incluso si no teían ningún problema de alcoholismo previo.
Se consideró alcoholismo con una ingesta de riesgo de al menos 3 bebidas al día en 4 o más días por semana, o 5 o más bebidas en 2 o más días al mes.

Además encontraron que los pacientes resultaban ser en su mayoría de mediana edad y muy lejos de la edad típica de mayor incidencia, que el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol estadounidense establece en 22 años.

Los investigadores llevaron a cabo entrevista telefónicas con 340 pacientes sometidos a bypass gástrico.
Alrededor de 3/4 eran mujeres, siendo el 91% blancas. La edad media en el momento de la cirugía eran 46 años, y el tiempo medio desde entonces, 57 meses.
Se les pidió que cuantificaran su ingesta de alcohol antes y después de la operación de Bypass Gástrico. También tuvieron que indicar cómo les afectó.

Más de 2/3 dijeron sentirse más afectados por el alcohol después del Bypass gástrico.

El estudio encontró un aumento significativo de abuso de alcohol tras la cirujía en estos pacientes, siendo el riesgo mayor en pacientes más jóvenes, los de mayor Índice de Masa Corporal y mayor tiempo desde la operación.

"Creo que este estudio demuestra claramente que el alcohol puede ser un problema después de la cirugía para algunos de estos pacientes. Es necesario vigilar especialmente a los pacientes que han tenido episodios previos a la cirugía", dice uno de los autores.

Qué es el Bypass Gástrico
El bypass gástrico laparoscópico es una técnica por la que se deja un estómago de tan sólo 15 a 30 ml y que se conecta directamente al intestino delgado. De esta manera la comida salta un gran segmento de intestino delgado. Se pretende con ello disminuír la absorción calórica y de nutrientes. Además, el pequeño estómago que se deja, produce saciedad muy pronto reduciendo la cantidad de comida que el paciente come. Al comer menos y digerir menos se pierde peso.
Se realiza en casos de obesidad extrema o mórbida, con Índices de Masa Corporal (IMC) superiores a 35 y con riesgos asociados -apnea de sueño, diabetes, cardiopatías, etc.-, o superiores a 40.

Cuánto peso se pierde
Muestra una disminución de peso del 65-70% en 5 años, siendo mayor durante el primer año, pudiendo perderse hasta 5 Kg mensuales. Se considera exitoso si se pierde la mitad del sobrepeso.

¿Volveré a ganar peso?
En principio, puesto que la reducción es fisiológica, es difícil recuperar el peso perdido.
Sí es de vital importancia controlar al paciente tanto sicológocamente como con un adecuado seguimiento y entrenamiento dietético. Es necesario ajustar el estilo de vida del paciente a las nuevas condiciones, entre otras cosas para cubrir las necesidades diarias de vitaminas.

Efectos secundarios
  • Al principio es frecuente que se produzcan vómitos al comer y al beber.
  • Es común la permanente sensación de plenitud e hinchazón. Un simple vaso de agua o una pieza de fruta puede producir sensación de lleno total. 
  • Pueden aparecer molestias si se intentan tragar sólidos no adecuadamente masticados.
  • Es posible sentir dolor abdominal, dolor en los músculos del abdomen, al respirar profundo, tose o se hacen esfuerzos.
  • Puede ser difícil psicológicamente porque se debe adaptarse de forma repentina a nuevos hábitos alimentarios y a un nuevo cuerpo en el proceso de cambio.
  • Puede sentirse especialmente cansado durante el mes siguiente a la cirugía, por lo que es importante acudir a grupos de apoyo
  • Puede aparecer fiebre y escalofríos o enrojecimiento, hinchazón o hemorragia u otro drenaje de la incisión, así como dolor en la zona de la incisión
Riesgos
  • Los propios de cualquier cirugía. A éstos deben añadirse los asociados a la obesidad mórbida del paciente que se somete a la operación, así como a las posibles enfermedades (hipercolesterolemia, diabetes, etc.) que empeoran el pronóstico.
  • Pueden producirse infecciones, coágulos de sangre, neumonía hemorrágica, cálculos biliares...
  • El Bypass de Roux-en-Y produce malabsorción de nutrientes y vitaminas esenciales: A, D, E, K, hierro, calcio, Vitamina B12.
  • Síndrome de dumping, caracterizado por una rápida evacuación del estómago hacia los intestinos y que cursa con náuseas, sudor, desmayo, debilidad y diarrea.
  • Existe riesgo de formación de cálculos biliares que requieran de cirujía.
  • Derrame estomacal y peritonitis, una de las complicaciones más graves.


CONCLUSIONES
  1. El tratamiento quirúrgico SIEMPRE requiere de adelgazamiento previo.
    Luego... ¿por qué no acudir a un Dietista a adelgazar?
  2. El tratamiento postoperatorio SIEMPRE requiere de terapia psicológica y conductual, así como de educación en nutrición.
    Luego... ¿Por qué no acudir a un Dietista a aprender a comer? (Y de ser necesario a un psicólogo).
  3. El tratamiento psicológico es necesario porque tras la operación y una vez el paciente se despierta, no puede volver a comer como antes. Esto puede producir situaciones de shock y rechazo.
    Una dieta, a una mala, puede abandonarse.
  4. Lo que se utiliza como ventaja no es más que una desventaja: no poder ingerir cantidad suficiente de alimento produce a medio y largo plazo desnutrición por carencia energética, proteica o de vitaminas y minerales
  5. Las operaciones que además acortan el tránsito por el intestino, producen mayor malabsorción y desnutrición, ya que se evita que parte del intestino absorba los nutrientes necesarios.
  6. Hacen prácticamente imposible la socialización con otras personas durante las comidas.

Referencias:
Obesity 2011: The Obesity Society 29th Annual Scientific Meeting
Instituto de Obesidad