martes, 19 de junio de 2012

Los Padres frente al Sobrepeso Infantil

Yago PérezDietista - Nutricionista


Obesidad infantil

La obesidad infantil en España en 2011 superó todos los records mundiales, por encima incluso de países tradicionalmente obesos como USA.
El 45% de los alumnos de 6 a 10 años padecen exceso de peso (sea por sobrepeso u obesidad).

Los niños de esa edad puede acceder a información dietética y nutricional a través de dos vías:

  • El Centro Escolar
  • Sus padres u otros familiares o tutores

Desde mi punto de vista y en cuanto al Centro Escolar se refiere, el plan educativo no es adecuado al no incluir una asignatura que forme a los alumnos en dietética básica ni a esa edad ni más adelante.

Son los padres los responsables  por tanto actuar sobre el sobrepeso o de la obesidad de sus hijos. Y también de poner los medios necesarios para tratarla. 
Los padres no pueden controlar lo que sus hijos adolescentes comen fuera de casa. Por eso es necesario educar a los niños antes de que crezcan y tengan acceso a alimentos no aconsejables y que empeoren su situación. 

Pasar por la niñez con exceso de peso no sólo es un problema social, porque el resto de los niños son bastante crueles con el aspecto. Es un problema de salud muy serio, que de no atajarse convenientemente puede hacer que el problema persista durante toda su adolescencia y vida adulta. Atajar convenientemente significa ponerse en manos de un profesional. Porque en esta etapa cualquier carencia por muy mínima que sea puede producir un problema serio en su desarrollo.

En ese aspecto, es importante que los niños no tomen nunca lo que los padres toman, o lo que creen que es bueno, sean hierbas naturales, medicinas o cualquier otro remedio. Independientemente de la fiabilidad y ausencia de peligro de lo que tomen sus padres, los niños tienen diferentes necesidades y niveles de tolerancia. Está completamente desaconsejado el uso de preparados de hierbas en niños.

Los padres los máximos responsables, pero también quienes pueden cambiar la alimentación de sus hijos y su salud. Los niños normalmente pueden comer lo que ellos creen suficiente, no lo que los demás creen conveniente y casi nunca lo que sus madres creen necesario.
Se pierde la costumbre de comer con los hijos, especialmente cosas saludables. Los hijos que ven a sus padres comer garbanzos con tocino comerán garbanzos con tocino. Y los niños que ven a sus padres comer fruta y verdura sin duda comerán fruta y verdura. Es parte del proceso educativo enseñar a los niños a comer bien, aunque a veces suponga renunciar a platos que podrían resultar menos saludables. Parte de ese proceso es responsabilidad del Centro Educativo, y parte, de los Padres.

La actividad física es otro de los pilares a tener en cuenta y es muy importante para el desarrollo del niño. El niño debe jugar o practicar alguna forma de ejercicio, sea o no competitivo.

Sigue existiendo una terrible manía a pensar que mejor cuanto más "hermoso". Esa idea de cuanto más hermoso más sano no tiene que ver con la realidad. Sano se aplica a un niño de peso normal (e incluso un poco por debajo de su peso), mientras que sobrepeso es por definición una enfermedad, no es una situación sana
Las reminiscencias del hambre de la guerra de nuestros abuelos parecen haber sido heredadas por nuestros padres. La sombra acechante del hambre parece hacer siempre más recomendable comer más de lo necesario por si acaso mañana no se come. Esto por suerte no ocurre en España desde hace más de 30 años: hay disponibilidad total de alimentos y el hambre generalizada es historia.

Los alimentos no deben usarse jamás como premios ni recompensas, porque no lo son. "Si haces eso te doy un chocolate". Los alimentos no son premios ni castigos, son el medio de mantener una adecuada nutrición que nos permita el mejor estado de salud.
Tampoco son parte de una competición de padres separados. Ella le da este dulce pues yo le llevo este más grande...No.
Enséñale a comer bien, llévale a comer a sitios de comida rápida muy ocasionalmente. Y premiale con cosas que le gusten. Los besos y abrazos son por descontado y van siempre incluidos

Incluso existen ya antecedentes en España de custodia por los servicios sociales a unos padres cuyo hijo padecía obesidad.

Sólo desde verano de 2011 los Centros Escolares españoles están obligados a poseer Menús Ecolares supervisados por un Dietista Nutricionista.
La Sanidad pública simplemente pasa de todo y no dispone de Dietistas Nutricionistas.
Por eso como padres debemos hacer un esfuerzo no sólo educativo, también cuidando y educando la alimentación de los niños