martes, 9 de julio de 2013

El día trampa

Yago Pérez, Dietista - Nutricionista

El día trampa o saltarse la dieta una vez por semana 

O cómo engañarse a sí mismo


El día trampa. 
Este es el nuevo super argumento para poder saltarse una vez por semana la dieta.

Algunos de los argumentos de esta nueva práctica-chorrada dietética:
  • "que el metabolismo no se acostumbre"
  • porque "ayuda a tener menos gula" o 
  • porque "las grasas de esas comidas no se almacenan".

Análisis -de chorradas-


Que el metabolismo "se acostumbre" o no, como que los músculos se acostumbren, es el razonamiento que cualquiera que entrene debe conocer. Así, cambian de tabla y alimentación porque si no "se acostumbran". 

"Acostumbrarse" en la realidad biológica en términos de entrenamiento significaría levantar más peso con menos esfuerzo, o más peso con el mismo esfuerzo; y en términos de metabolismo, realizar la digestión de forma más eficaz, ligera y "limpia" empleando menos energía y/o recursos.

Así que no tengo ni idea a qué tienen miedo que se acostumbre su cuerpo...

Su cuerpo en cualquier caso, no se ha acostumbrado a caminar, y no han perdido la capacidad de hacerlo a los 12 ni a los 25 años. Si hacen ejercicio, de hecho su caminar será más eficaz, precisamente por "acostumbrarse".

En cuanto a la gula.
El hecho de padecer gula no creo que sea nada normal. Todas las semanas no puede tenerse una sensación descontrolada por comer: eso no es dietéticamente normal y significa que algo falla en ese plan alimentario.

Por otro lado, esta gula y hambre descontrolados encajan perfectamente con el tipo de dietas que se hacen tanto en adelgazamiento como en musculación, y que contienen una cantidad de proteína elevada e innecesaria, mientras que una cantidad de carbohidratos muy insuficiente.

A corto y medio plazo, el cuerpo necesita reponerse de carbohidratos, única fuente energética del cerebro. Si esto no ocurre y el cerebro se queda sin glucosa, existe fallo cerebral.
Para evitar este desenlace, en caso de que la cantidad de glucosa en sangre sea insuficiente, el organismo pone en marcha los mecanismos que hacen que nos abalancemos sobre alimentos dulces casi poseídos por una fuerza extraña. Esto ocurre tanto de día a última hora -por la privación de carbohidratos durante todo el día-, como por la noche, cuando en ocasiones las personas se despiertan y medio dormidos se levantan a comer sin saber apenas lo que comen.

Una dieta equilibrada y adecuada hace que esta necesidad por comer alimentos dulces casi desaparezca, porque en una dieta equilibrada existen hidratos de carbono suficientes para satisfacer todas las necesidades del organismo, incluidos los músculos en entrenamiento.

Por último, no existe ninguna posibilidad de no almacenar grasas porque sea "el día trampa"
Que sea lunes, martes o sábado, verano o invierno, las 4 de la mañana o las 10 de la noche, que vayas de verde o de falda, que reces, que comas en silla isabelina o taburete... es irrelevante para el cuerpo. 
Que sea tu día trampa, también.

Si a lo largo de la semana haces una dieta baja en grasas y ejercicio aeróbico, quemas parte de tu grasa corporal. Lo que no indica que puedas reponerla esa misa semana. Aún suponiendo que supieras cuánta grasa has quemado y comieras la misma para quedarte igual, sería una dieta con fin absurdo.

Lo que comas de más, lo acumularás, sea grasa, hidratos o proteínas.
Porque tu cuerpo quiere tu supervivencia y para ello usa mecanismos de acumulación de nutrientes... por si algún día.

Resumen:

El "Día trampa" no deja de ser una disculpa personal para justificar una ingesta dietética incorrecta que la propia persona sabe que no debe hacer.

Invito a todos aquellos que lo practican a reflexionar.
Y a comentarles a sus respectivas parejas que el sábado también tendrán día trampa de pareja :)